viernes, 23 de junio de 2017

Maestra de Kindergarden cristiano y actriz porno a la vez

A Nina Skye siempre le llamó la atención participar en la industria para adultos aunque tuviera un trabajo de maestra; añade que el dinero fácil fue uno de los motivos por los que quiso probar suerte en el porno
Una maestra de escuela de jardín de niños cristiano fue despedido por haber rechazado dejar su trabajo como estrella porno de medio tiempo donde ganaba 2,500 $ al día.

Nina Skye. Foto: Instagram

Nina Skye, 21, declaró ' me gusta dar clases, me gusta el sexo ' antes de un enfrentamiento con los jefes impresionados que la increparon por sus apariciones en conocidos sitios de pornografía.



La belleza de pelo castaño, quien actúa con hombres y mujeres en los vídeos, dijo que era ' una profesora realmente buena ' y no vio por qué su afición debería excluirla del aula. Pero profesores mayores en el la escuela preescolar no identificada pensaron muy diferente y dijeron que su profesión iba en contra de los valores religiosos que ellos apoyaban.

Nina Skye. Foto:Instagram

La joven Skye dijo que el tener sexo era su trabajo soñado, y ella estaba muy poco dispuesta a dejar la industria. Ella dijo a los medios: "Esto va en contra de sus ideas de fornicación, como el sexo antes del matrimonio y esto es lo que hago". "Ellos dicen esto va en contra del papel que firmé, diciendo yo no haría esto".

Nina Skye. Foto: Instagram

Ellos realmente trataban de evitar que yo me quedara en la industria. Ellos solamente realmente me quisieron fuera. Me ofrecieron ayuda y consejo, pero realmente no quise retirarme. ' La joven dijo que le gustó tener una perspectiva de mente abierta, añadiendo:

"Me gusta dar clases y tener sexo. Si puedo salirme con la mía haciendo ambas cosas, entonces eso haré".

Mireya, la mujer que decidió entregar a sus hijos a Dios antes que a su padre

La madre aseguraba que el padre de sus hijos los maltrataba y abusaba sexualmente de ellos, ya en un juicio las acusaciones fueron desechadas y el juez ordenó que el hombre debía tener la guarda y custodia sobre los menores, quienes habían sido sometidos a alienación parental

Resultado de imagen para Mireya Agraz y Leopoldo Olvera


El divorcio entre Mireya Agraz y Leopoldo Olvera desembocó en una tragedia que cimbró a la Ciudad de México, la cual terminó con la vida de tres menores y dos adultos, quienes murieron a causa una intoxicación con fármacos el pasado miércoles en la delegación Magdalena Contreras.

“En la nota póstuma de Mireya decía que no quería entregarle los hijos a su padre, a Leopoldo, el exesposo de Mireya, que por eso prefería entregárselos a Dios”, señaló el abogado de Mireya en entrevista para Televisa.

La madre de los niños había denunciado en varias ocasiones a su exesposo por violencia familiar, incumplimiento del pago de alimentos y en dos ocasiones por abuso sexual, por lo que en 2011 se iniciaron dos juicios en el Tribunal Superior de Justicia de la capital.

Sobre los presuntos abusos del padre en contra de su hijo mayor y una de sus niñas, en ninguno de los tres expedientes se acreditó que Leopoldo hubiera incurrido en dicho delito, así lo ha confirmado del procurador General de Justicia de la Ciudad de México, Rodolfo Ríos Garza.

Resultado de imagen para Mireya Agraz y Leopoldo Olvera

Durante los juicios, los psicólogos determinaron que los tres menores sufrían del fenómeno conocido como alienación parental por parte de la madre y los abuelos, es decir, que los adultos influenciaban a los niños para que se alejaran de su padre, física y emocionalmente.

De acuerdo con Miguel Saucedo, abogado de Leopoldo Olvera, durante el juicio que inició en 2011, Mireya se negó a someterse a pruebas psicológicas y por la acusación de incumplimiento del régimen de visitas y convivencia.

Apenas la semana pasada, el juez 11 de lo Familiar determinó que para revertir la alienación parental a la que habían sido sometidos los niños, la custodia de los menores debía pasar a manos del padre, lo que al parecer provocó la decisión final de Mireya.

La noche del miércoles 7 de junio, elementos de la Procuraduría capitalina encontraron sin vida, al interior de un casa en Avenida San Bernabé, a tres menores de seis, ocho y diez años edad, así como dos adultos; Mireya y el abuelo de los menores.

En la cama donde fueron encontrados los cuerpos de la familia, también se halló una biblia con un cristo de madera, una pistola calibre .25, una carta póstuma, así como un mensaje dentro de un fólder, según informó la Procuraduría.

La única persona que sobrevivió a la ingesta de los fármacos fue la madre de Mireya y abuela de los menores, quien ahora se recupera en un hospital de la Ciudad de México, para que dentro de unos días pueda dar más detalles sobre lo ocurrido.

Los mensajes y el contenido de la carta póstuma que se ha hecho público indican que Mireya y sus padres fueron quienes pactaron su propio suicidio y la muerte de los tres menores, decisión que se tomó una vez que el juez les quitó la guardia y custodia de los menores.

Flores: una mujer fue obligada prostituirse con 10 hombres por día

Una mujer fue obligada a prostituirse en un hotel alojamiento de Flores por un hombre al que había conocido en un bar y quien le había prometido trabajo.


Se trata de la historia de una mujer del interior que conoció a un hombre en un bar donde le contó que se encontraba sin trabajo y estaba desesperada porque no podía llevarle la comida a su hijo. Él, que se mostró encantador, le prometió que iba a ayudarla, sin imaginar que ese sería el comienzo de un calvario que, afortunadamente culminó cinco meses después gracias a un descuido.

Luego de varios encuentros, el hombre, Fernando Christian Sánchez Rivera, de 49 años, le dijo que ya le había conseguido trabajo. Fue así que comenzó a buscarla todos los días por la casilla de Virrey del Pino en la que vivía para llevarla a un hotel alojamiento de Flores ubicado en Yerbal 2850 donde la obligaba a prostituirse con diez hombres por día y donde ella no veía ni un peso. El hombre la tenía amenazada con que iba a contarle al hijo lo que estaba ocurriendo pero llegó un día que ella se cansó y le dijo basta.

Según publica Clarín, fue en ese momento que el hombre la encerró en el lugar, la violó, golpeó y la mantuvo cautiva algunas horas hasta que ella logró escapar debido a un descuido del hombre. Una vez afuera, la mujer le contó lo sucedido a un policía que estaba en la calle y el hombre quedó detenido.

La mujer fue llevada al hospital Piñero, donde estuvo acompañada por especialistas del Programa de Rescate del Ministerio de Justicia, a quienes les contó todo. "Su relato fue claro, atravesado por angustia, vergüenza y culpa, todos hechos propios de mujeres que han estado expuestas a situaciones de violencia sexual o traumática", declaró en la causa una de las psicólogas del Programa.

El hombre continuó amenazándola y hostigándola e hizo que ella, en una segunda declaración intente exculparlo. Fue así que el juez Rodolfo Canicoba Corral dispuso la falta de mérito y quedó libre.
La asistente social indagó a la mujer y supo que el hombre estaba intentando que ella modifique su declaración.

"La posibilidad de retractarse suele aparecer cuanto más grave es la situación a la que se encuentra sometida la víctima, y acá hay tres situaciones: violencia, abuso sexual y trata", aseguró.


Este viernes, el hombre volvió a amenazarla con un cuchillo como lo hizo todos los días desde que salió en libertad. Fue entonces que ella hizo la denuncia y lo detuvieron ese mismo día. La mujer se encuentra en el programa de Protección de Testigos.