viernes, 20 de octubre de 2017

El crudo relato de Demi Lovato sobre su adicción a las drogas

En su documental estrenado en YouTube, la estrella habla de sus adicciones, de su amor por Wilmer Valderrama, y de su bisexualidad

(Getty)

Demi Lovato estrenó en YouTube "Simply Complicated", un crudo documental en el que habla con sinceridad sobre su pasado con las drogas y sus trastornos de la alimentación.

"La camuflaba en los aviones, en los baños, a medianoche. Y nadie lo sabía. No era capaz de estar sobria", relata la estrella en referencia a su relación con las drogas que comenzó siendo una adolescente. "Estaba drogada o pensaba en consumir".

"Mi padre fue un adicto y un alcohólico y supongo que quise saber lo que encontró allí", dice la nominada al Grammy que entró por primera vez en rehabilitación a los 18 años.

El documental completo en inglés


La intérprete de "Stone Cold", de 25 años, asegura que ya lleva cinco años sobria. Sin embargo, reconoce que aún batalla contra la bulimia. "La comida es mi mayor reto".

Aún así la artista nacida en Alburquerque y que saltó a la fama gracias al Disney Channel señala que existe un antes y un después. "Me da vergüenza mirar atrás y ver quien fui".

También habla a corazón abierto sobre su gran amor por el actor y productor Wilmer Valderrama, con el que mantuvo una relación de seis años. A pesar de las crisis vividas, Lovato asegura que fue una ruptura amistosa y no debido a sus adicciones.

En la producción también hace referencia sobre su bisexualidad y reconoce que utiliza una aplicación móvil para salir tanto con chicas como con chicos: "Estoy abierta a conectar como humanos, ya sea con hombres o mujeres. No hago distinciones".

El material de 78 minutos es el resultado de siete meses de entrevistas por parte de Hannah Lux Davis. Su lanzamiento coincide con la salida al mercado del último disco de la artista.




La intérprete de "Stone Cold", de 25 años, asegura que ya lleva cinco años sobria. Sin embargo, reconoce que aún batalla contra la bulimia. "La comida es mi mayor reto". 

Aún así la artista nacida en Alburquerque y que saltó a la fama gracias al Disney Channel señala que existe un antes y un después. "Me da vergüenza mirar atrás y ver quien fui".



También habla a corazón abierto sobre su gran amor por el actor y productor Wilmer Valderrama, con el que mantuvo una relación de seis años. A pesar de las crisis vividas, Lovato asegura que fue una ruptura amistosa y no debido a sus adicciones.

En la producción también hace referencia sobre su bisexualidad y reconoce que utiliza una aplicación móvil para salir tanto con chicas como con chicos: "Estoy abierta a conectar como humanos, ya sea con hombres o mujeres. No hago distinciones".

El material de 78 minutos es el resultado de siete meses de entrevistas por parte de Hannah Lux Davis. Su lanzamiento coincide con la salida al mercado del último disco de la artista.

El desgarrador relato de Lupita Nyong’o de los abusos de Weinstein

En un relato para The New York Time, la actriz contó las veces que el productor le hizo insinuaciones sexuales. "Yo fui parte de una comunidad creciente de mujeres que lidiaron en secreto con el acoso de Harvey Weinstein", dijo.



AFP
Lupita Nyong’o se suma a la lista de mujeres que han denunciado haber sido abusadas por Harvey Weinstein. En un estremecedor relato a The New York Time, el mismo medio que hizo público los casos de acoso sexual, la ganadora de un Oscar relató las veces en que el productor le hizo insinuaciones sexuales.

Lupita conoció por primera vez a Weinsten en una ceremonia de premiaciones en Berlín el 2011 cuando aún estudiaba en la Escuela de Drama de Yale. “Un intermediario me lo presentó como ‘el productor de Hollywood más poderoso’. Como una aspirante a actriz, por supuesto que estaba ansiosa de conocer personas de la industria”. Sin embargo una productora se le acercó y le dijo en secreto “él es una buena persona para conocer el negocio, pero ten cuidado, puede ser un abusador”.

Poco tiempo después Harvey contactó a la actriz de 34 años para ver la proyección de una película. “Dijo que la estaría viendo con su familia en su casa”. Aceptó la invitación.

El día de la cita, se reunieron en un restaurante un poco antes, él le insistió fehacientemente que se tomara un vaso de vodka con bebida, ella se negó una y otra vez. Finalmente llegaron a la casa de Weinstein.


El productor le hizo un recorrido por la casa antes de ver la película. Solo pasaron 15 minutos para que Harvey se le acercara y le dijera que quería mostrarle algo. “Protesté que quería terminar la película, pero el insistió que debía ir con él”, relata la actriz.

“Harvey me llevó a una habitación –su habitación- y me dijo que me quería hacer un masaje. En un principio pensé que me estaba bromeando, pero no. Desde el primer momento que lo conocí me sentí insegura. Entré en pánico un poco y pensé rápidamente en ofrecerle a él un masaje: Eso me daría el control físico de saber exactamente donde estaban sus manos todo el tiempo”, confiesa la actriz. Intentando buscar algún pretexto para arrancar del lugar, el productor le dijo que quería sacarse los pantalones. “Le dije que no lo hiciera y le dije que eso haría todo extremadamente incómodo”. Insistió con hacerlo y ella se dirigió a la puerta diciendo que no estaba cómoda con eso.

“Si no vamos a ver la película, de verdad que debería volver a la escuela”, dijo. Weinstein se puso la polera y dijo lo terca que era. “Estuve de acuerdo, con una risa fácil, tratando de salir de la situación de forma segura”.

Ese sería la primera vez que el productor le haría insinuaciones sexuales. Sin embargo, no sería la última ocasión. Meses después Lupita recibió una invitación de Weinstein para ver en Nueva York la proyección de “W.E.”. Luego de ver la película se reunió con el entonces productor un poco más confiada tras su último encuentro. Pero al llegar al restaurante, el asistente de Weinstein le informó de que iban a estar los dos solos durante la cena.


El otrora poderoso productor de cine Harvey Weinstein enfrenta numerosas acusaciones de acoso sexual.

Al llegar Weinstein al lugar de la cita, nuevamente él se ofendió por su elección de una bebida no alcohólica de la actriz. Sin buscar más discusiones Harvey le dijo “Cortemos el rollo. Tengo una habitación privada arriba donde podemos tomar el resto de la cena”. “Quedé pasmada. Le dije que prefería comer en el restaurante. Me dijo que no fuera tan naïve, que si quería ser una actriz tenía que estar dispuesta a hacer este tipo de cosas”.

Lupita unió fuerzas para rechazar su oferta. “Con todo respeto, no sería capaz de dormir por la noche si hiciera lo que me pide, así que debo pasar”, le dijo. Con miedo de haber enojado a una bestia que podía arruinar su nombre y sus posibilidades de negocio le preguntó si es que estaban bien. A lo que él le contestó “No sé tu carrera, pero tu estarás bien”.

Tiempo más tarde, Lupita ganaba un Oscar como Mejor Actriz de Reparto en 12 años de esclavitud. Ocasión donde volvería a ver a Weinsten. “Me dijo que no se podía creer lo rápido que había llegado donde estaba, y que me había tratado muy mal en el pasado. Estaba avergonzado de sus acciones y prometió respetarme en el futuro. Se lo agradecí y me fui. Pero me hice una promesa a mí misma, no trabajar nunca con Harvey Weinstein”.

Tras ganar el premio de la Academia, Weinstein volvió a contactarla para ofrecerle un papel, pero mantuvo su rechazo. “Ese fue el último encuentro personal con Harvey Weinstein. Lo comparto ahora porque ahora sé lo que no supe entonces. Yo fui parte de una comunidad creciente de mujeres que lidiaron en secreto con el acoso de Harvey Weinstein”, contó Lupita para The New York Times.

El acoso sexual no es exclusivo de Hollywood

El escándalo Weinstein una vez más mostró el lado sórdido de Hollywood, pero el rampante acoso sexual en los lugares de trabajo puede difícilmente limitarse al glamuroso mundo del entretenimiento. Desde la muchacha de limpieza a la ejecutiva de una corporación, un punto común es el abuso de autoridad de jefes o colegas que coaccionan a sus víctimas, muchas veces seguros de que su conducta no se hará pública.

Resultado de imagen para El acoso sexual no es exclusivo de Hollywood

El 'Show business' es particularmente vulnerable porque es altamente competitivo y tradicionalmente depende de relaciones y conexiones, explicó Ann Fromholz, una abogada especializada en acoso.

"El estándar para entrar y crecer no estrictamente tiene que ver con mérito, puede ser la apariencia, o a quién conoces", explicó. "Mucha gente que ya está en la industria termina tolerando conductas que odian porque, hasta ahora, era el precio de admisión".

El escándalo de Harvey Weinstein ilustra al extremo el problema: el otrora influyente productor de Hollywood fue señalado por unas 40 actrices de conducta inapropiada, que va de acoso a violación.

Pero Fromholz indicó cómo se ha cruzado con "historias de horror" de conserjes, trabajadoras rurales y de restaurantes, un sector que en Estados Unidos ocupan muchos indocumentados temerosos no solo de perder sus trabajos sino de ser deportados.

"Hay una broma negra entre los abogados laboralistas, decimos que trabajar en un lugar con camas es una terrible idea, estamos hablando de hoteles, hospitales", indicó.

Otros perfiles de gente cuya conducta abusiva generalmente sale impune incluye abogados de alto perfil; inversionistas de las empresas de tecnología de Silicon Valley; o celebridades de la televisión como Bill O'Reilly, cuyo reinado en la cadena Fox News llegó recientemente a su fin tras una avalancha de denuncias.

Una encuesta a 2.000 mujeres realizada en 2015 por la revista Cosmopolitan reveló que una de cada tres había experimentado algún tipo de acoso en el trabajo, incluidos avances físicos o verbales no deseados, y pedidos de favores sexuales.

Y más de las tres cuartas partes dijo que no presentó ningún tipo de queja.

"Suficiente" 

Resultado de imagen para El acoso sexual no es exclusivo de Hollywood

Los pasillos de edificios de gobierno no son excepción, con asistentes y hasta legisladoras siendo objeto de insinuaciones y toqueteos indeseados.

Más de 140 personalidades políticas y empleadas del gobierno de California firmaron una carta abierta en la que dijeron "suficiente". "Como mujeres líderes políticas, en un estado que se muestra como líder en justicia y equidad, pueden asumir que nuestra experiencia es diferente. No lo es".

"Cada una de nosotras ha sufrido, sido testigo o trabajado con una mujer que ha experimentado algún comportamiento deshumanizante por parte de hombres con poder", añadieron.

Expertos en la materia insisten en que una política clara es esencial para crear una cultura saludable de trabajo, con castigos para aquellos que crucen la línea.

Exactamente lo opuesto a lo que ha sido reportado sobre el contrato de Weinstein en el estudio que fundó con su hermano. Según el sitio TMZ, lo protegía de ser despedido por alguna queja de acoso sexual siempre y cuando reembolsara el dinero que conllevara alguna demanda contra la compañía.

Era el equivalente a dar luz verde al acoso, dijo la abogada laboralista Genie Harrison.

En 1986, la Corte Suprema reconoció el acoso sexual como una violación a la ley de Derechos Civiles de 1964 que prohíbe la discriminación por raza, color, religión, sexo o nacionalidad.

El típico caso de acoso tiene que ver con el pedido de un favor sexual a cambio de un ascenso. Otra queja frecuente es la creación de un ambiente de trabajo hostil a través de bromas o insinuaciones sexuales, señaló Harrison.

Hay también alguna que otra noticia buena: en el curso de sus 23 años de carrera, Fromholz aseguró que ha habido un cambio generalizado positivo en la conducta. "Hay una conciencia mayor de la conducta que es aceptada y la que no".

Y el romance en el trabajo seguirá existiendo. Solo que al explorar opciones para salir con alguien hay que tener más cuidado que cuando se conoce a alguien en una cena o un bar, añadió la abogada.

Al final, concluye, todo se resume a un tema de receptividad.

AFP/ MF